sábado, 20 de mayo de 2017

El hervidero del mundo del audio

El ecosistema del mundo del audio no para de crecer y crecer. Y no sólo alrededor de lo que podemos llamar propiamente "audiolibro" si no también alrededor de otros digamos que productos de audio que tienen estrecha relación con los audiolibros.

En unas ocasiones nos toca hablar del ecosistema directamente ligado a los audiolibros como ya hemos hecho con OverDrive o con Author Republic u otros tantos, otras veces de innovaciones tecnológicas ligadas a sistemas de entretenimiento en coches o a equipos domésticos y otras veces con servicios relacionados con podcasts o periódicos que ofrecen sus artículos en audio.

En cualquier caso se percibe que existe una constante ebullición alrededor de un cambio en el modo de acercarnos a la información y el entretenimiento que ofrece el mundo digital en el que nos movemos. Y este cambio es un paso, no para todo ni siempre, de un medio basado en lo visual (la mirada fija en la pantalla del móvil por ejemplo) a un medio basado en lo auditivo. No se si decir que este cambio es hacia un modo más natural de apercibir el conocimiento, tampoco creo que sea así, sencillamente creo que en unas ocasiones el medio auditivo es más acorde con lo que queremos o con lo que hacemos que el medio visual.

Un ejemplo (más) de ello es un nuevo servicio que hemos descubierto, Audm. ¿qué es Adum? Es un servicio que traslada artículos que aparecen en medios de información a audio y los ofrece mediante una app. La idea es sencilla pero efectiva, Audm llega a acuerdos con distintos medios para pasar y ofrecer sus artículos en audio a través de la app. Importante resaltar que los artículos son leidos por narradores profesionales (ya hemos visto varias veces que en general existe rechazo a los audios creados mediante robots que hacen "text to speech", conversión de texto a voz ¿hasta que las voces naturales estén más desarrolladas? bueno, en cualquier caso eso es harina para otra entrada). Mediante la app puedes descargarte los audios y artículos que desees y escucharlos y leerlos en cualquier momento, incluso sin conexión. Efectivamente provee en ese sentido un medio multimodal que permite la lectura y la escucha a la vez.

Actualmente ya tienen acuerdos con 16 medios y seguro que la lista crece. Como decía antes el servicio se ofrece a través de una app que por ahora sólo está disponible para iOS aunque esperamos que pronto lo esté también para Android, y tras unas primeras 24 horas de servicio gratuito, si te gusta y te suscribes, tiene un coste de 6,99 dólares al mes que pagas mediante la cuenta iTunes (la empresa que lo ofrece está radicada en New York).

Comentar finalmente que se pueden escuchar muchos artículos de muestra que Audm ha subido a Soundcloud, para poder hacerse una idea de la calidad de audio y de narración.

Tampoco es que la idea sea revolucionaria, ya hablamos en su momento de Blinkist o Picaspi por ejemplo, que se sustentaban más o menos en la misma idea base, el trasladar artículos de información a audio, pero de nuevo lo que refleja es ese hervidero de ideas y propuestas alrededor del mundo del audio que cada vez tienen más aceptación y más oyentes.

lunes, 1 de mayo de 2017

2016 otro año de crecimiento en la industria del audiolibro

Durante estos días atrás vamos conociendo las estadísticas de la industria del audiolibro sobre el año 2016. Casi que parece que como no podría ser de otra forma de nuevo hablamos de crecimientos espectaculares, lo que es una alegría considerable.

Primero conocimos las cifras de EE.UU. ofrecidas por la Association of American Publishers (AAP) y que aunque incompletas en cuanto al año (van desde enero hasta noviembre) ofrecen un panorama de lo que como veremos parece repetirse en otras latitudes y que dado que EE.UU. es el mayor y más maduro mercado de audiolibros pueden guiar la tendencia que veremos en tierras más cercanas a nosotros.

Y las cifras que vemos como decíamos son espectaculares, hablamos de un 29,2% de crecimiento en los beneficios de la industria del audiolibro, con una volumen de negocio de 244,1 millones de dólares. Lo que contrasta de forma impresionante con el descenso en beneficios experimentados por los e-books del 16,4%.

Similar situación encontramos en otro de los mercados donde los audiolibros están presentes desde hace mucho tiempo, el de Gran Bretaña, donde la Publishers Association reporta un crecimiento del 28% esta vez en otro parámetro distinto, el de las descargas, llegando a un valor de 16 millones de libras esterlinas. De nuevo con una situación en contraste de caída de un 17% en el total de e-books descargados.

Como vemos, hay un paralelismo casi idéntico entre las dos situaciones de los dos países que posiblemente tienen más tradición en el mundo de los audiolibros.

Pero ¿y cual es la situación en España? Pues desgraciadamente seguimos sin tener datos. Ni fiables ni no fiables, no hay datos oficiales. Los últimos resultados de las estadísticas de la edición española de libros del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte correspondientes al año 2016, lo primero es que se restringen a los que tienen ISBN, y lo segundo es que los audiolibros ni si quiera merecen su propio epígrafe y están incluidos dentro de la categoría de "otras ediciones" junto con, atención, videolibros, diapositivas y microfichas. Y lo más sorprendente es que según esta estadística, el número de ediciones del total de "otras" en el año 2016 ha sido de ... cero (insisto, con ISBN).


Como esto sabemos más que de sobra que no se corresponde con la realidad de la cantidad de audiolibros publicados en España en el año pasado, la única conclusión es que ninguno de ellos lo ha hecho con ISBN ¿será porque es algo que además de no ser obligatorio supone una carga de gestión que no merece la pena?

¿Y al respecto de los e-books? En este caso si hay datos y hablan de un crecimiento de un 13,47% en el número de libros inscritos en el ISBN. Difícilmente con estos datos se puede hacer una comparativa con las situaciones que hemos comentado antes, que hablan de volumen de negocio y de beneficios y no tanto de cantidad de ediciones.

A la vista de los presentado, igual que hace un tiempo vuelvo desde este humilde blog a pedir al Ministerio que además de esos datos que puede tener porque los propios editores se encargan de alimentar la base de datos, se empiece a fijar en otros indicadores que reflejen de forma más precisa la realidad de la industria de los audiolibros en España. Y si no el Ministerio, pues la propia industria tendrá que organizarse para empezar a tener sus propios datos.