sábado, 12 de diciembre de 2015

Audiolibros ilustrados

Yo no me acuerdo de cómo aprendí a leer de pequeño, pero me acuerdo perfectamente cómo mi hija aprendió usando unos pequeños libros ilustrados que "leíamos" juntos, Cada noche un cuento, una letra cada día. Al principio se los leía yo, por la noche antes de dormir, después juntos, y ahora es una gran lectora que tiene casi siempre al retortero varios libros a la vez, alguno en inglés y (lo que no le gusta nada) alguno de lectura obligada del colegio.

Uno de los grandes atractivos que tenían los libros para la niña eran precisamente las ilustraciones, el como unir los nombres y palabras con los dibujos, con los distintos personajes, con las cosas que llenaban de color las páginas.

Y esa unión entre la lectura en voz alta y las ilustraciones es tan relevante que en algunos casos el propio autor o autora de libro detalla instrucciones de como leerlo en la introducción del mismo, e incluso llegan a grabar un audio auto publicado siguiendo sus mismas instrucciones.

Este es el caso de Carl-Johan Forssen Ehrlin y su éxito El conejito que quiere dormirse, que ha sido el éxito de ventas indudable durante los meses de verano, el más vendido en Amazon en Reino Unido, Estados Unidos, Francia y España, ilustrado por Irina Maununen y con 26 páginas. Y ha sido un éxito tal gracias a que ha ayudado a miles de padres a que sus hijos puedan dormir gracias a las técnicas psicológicas que se usan a lo largo de la narración del cuento. Afortunadamente yo no he tenido ese problema, mi hija dormía y duerme como una bendita desde muy muy pequeña, pero se de otros padres que sufren cada día con este problema.

¿Se pierde esta posibilidad con los audiolibros? En absoluto. El mundo digital es maravilloso y nos permite crear verdaderas joyas gracias a la tecnología.

Tanto es así que El conejito... gracias a Penguin Random House Audio’s Listening Library se ha convertido también en audiolibro, en el que además de las maravillosas ilustraciones de Irina, se ha añadido música especialmente compuesta para la audioedición así como una gran variedad de efectos de sonido cuidadosamente seleccionados que lo que hacen es mejorar aun más el cuento.

Pero no es el único. Hace bien poco hablábamos de la fantástica producción de Narratores, que nos ofrecen sus audiolibros como apps para smartphones y tablets, y en las que uno de los aspectos tratados con especial cariño y cuidado son las ilustraciones.

Y como podeis ver en el caso de los audiolibros de Narratores, los audiolibros ilustrados no tienen que ser disfrute exclusivamente de los pequeños. Las buenas ilustraciones han sido desde hace mucho, y lo siguen siendo, un placer añadido a la lectura ¿por qué no habían de serlo también para el disfrute de la narración?

En fin, que los audiolibros son no solo herederos de una rica tradición oral, también enriquecen y son enriquecidos por las ilustraciones, tanto para los más pequeños como para los que gustamos con esas verdaderas obras de arte que, como su nombre indica, ilustran nuestras narraciones preferidas. Disfrute por quituplicado.