sábado, 23 de febrero de 2013

Audiolibros y NFC

Hace unas semanas el CEO de Barnes & Noble (la mayor librería de los EE. UU.) sorprendía a los medios cuando comentaba los planes de la compañía de añadir soporte NFC a las próximas versiones de su eBook Nook de forma que con ellos se pudieran comprar libros electrónicos en las tiendas con el sencillo gesto de acercar el eBook al lugar adecuado en la tienda, sea un cartel publicitario o sea una pila de libros.

Aunque parece que a no todo el mundo le ha gustado la idea...

Bueno, lo primero ¿qué es NFC?. NFC son las siglas de Near Field Communication, Comunicación de Campo Cercano, y es una tecnología estandarizada de comunicación inalámbrica de corto alcance que permite intercambiar datos entre dispositivos.

Hace no mucho Samsung lanzó una campaña publicitaria que incluía posters con chips NFC que transmitían eBooks, música y otros contenidos gratuitos a sus smartphones de última generación cuando estos tocaban los posters. También hemos tenido libros que incluían un chip NFC y que permitía transmitir contenido (entrevistas de los autores por ejemplo) a los smartphones que dispusierán de esta tecnología cuyos dueños tocaran el libro.

Parece una idea interesante, sin duda. Pero ¿qué puede NFC hacer por los audiolibros? ¿puede tener algún interés para su distribución, venta o publicidad?.

Bueno, para poder aprovechar las ventajas de esta tecnología, sea lo que sea lo que se quiera hacer con ella, la característica esencial es que hay que estar cerca. Es decir que el dispositivo receptor (y ya hemos visto varias veces que los smartphones son actualmente la plataforma de reproducción favorita para los audiolibros en los últimos tiempos) ha de estar cerca del dispositivo que contiene y va a distribuir el contenido. ¿Dónde se puede estar cerca del contenido? Pues o en las tiendas donde se vendan audiolibros o en las bibliotecas donde se puedan tomar en préstamo.

En las tiendas los productos cada vez duran menos, sólo los productos que tienen detrás una enorme maquinaria de publicidad y distribución se mantienen ¿tiene por tanto sentido la inversión que necesita el poder distribuir contenidos junto con el contenido principal usando NFC? Lo dudo, y más aún en el caso de los audiolibros (y más concretamente en España, donde cuesta encontrarlos en las tiendas ya de por si). Aunque otra posibilidad es no tener el producto físico en la tienda, sino tan solo el chip NFC encargado de pasarlo a tu dispositivo para su venta. Claro que para poder hacer eso tendrían que solucionarse antes otras cuestiones como cómo se realiza el pago de forma segura, cómo se asegura el contenido, etc. Además parece que es mucho más cómodo para los usuarios de los audiolibros el adquirir sus obras favoritas usando Internet, que además les da acceso a una cantidad de títulos "bastante" mayor. Como vemos en este caso no parece haber mucho interés.

¿Y para las bibliotecas? Bueno, parece que puede ser un buen sistema para poder pasar los audiolibros en préstamo a los dispositivos que puedan  reproducirlos. Por un lado ahorraría mucho espacio y engorro de gestión de contenidos a las bibliotecas, sólo habría que hacerles llegar los chips NFC frente a tener que enviar los DVD u otros medios. Por contra, habría que solucionar de alguna manera (no tiene por que ser técnica) el hecho de "tomar en préstamo" un audiolibro ¿cómo se devuelve el audiolibro?¿cómo se controla el tiempo de disponibilidad del préstamo?¿tienen sentido estos términos bibliotecarios en estos casos o a estas alturas?. Además cada vez más las bibliotecas hacen uso de servicios ofrecidos a través de Internet (véase por ejemplo lo que coméntábamos hace unos meses sobre la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes) ¿podría triunfar este sistema en el caso de las bibliotecas? Mi opinión personal es que aunque podría tener cierto recorrido inicialmente, a medio plazo con el uso de aplicaciones para internet no tendría sentido la inversión necesaria.

Por tanto no pareciera que para el mundo de los audiolibros, a las alturas tecnológicas que nos encontramos, pueda tener éxito el uso de la tecnología NFC.

¿Tienes otra opinión? Nos gustaría conocerla. Por favor déjanos un comentario.

sábado, 16 de febrero de 2013

La creciente popularidad de los audiolibros

Al principio era un producto destinado exclusivamente para las personas invidentes. Pero primero en casettes (¿quién se acueda ya de ellas?) y luego en CD, los audiolibros llegaron para todos los públicos hace ya treinta años, en su mayor parte en bibliotecas o bajo petición. Pronto aparecieron en las librerías, aunque ocupando poco más que un estante y a finales de los años 90 las grandes tiendas de libros ya disponían de mayor oferta.

La llegada de internet y la era digital ha y está cambiando muchas cosas, y en el caso de los audiolibros está permitiendo un acceso a ellos de una forma mucho más generalizada y amplia. Y globalizada añadiríamos, cosa que tiene su importancia.

Y la industria de los audiolibros está prosperando, no hay más que ver la cantidad de servicios que al abrigo de la nueva generación de internet móvil y también a una interesante consecuencia de lo que se ha denominado web 2.0 [1] que ha permitido que la producción de los audiolibros se abarate de una forma sustancial, están surgiendo por doquier.

Algunas estimaciones hablan de que el mercado de los audiolibros mueve ya alrededor de los 1.200 millones de dólares.

También signo de la popularidad creciente de los audiolibros es la gran cantidad de voluntarios que prestan su tiempo y su voz a la realización de audiolibros para su puesta a disposición de una forma gratuita y libre en internet, normalmente, aunque no siempre, de textos de dominio público (ya se sabe, el cuidado que hay que tener con estas cosas).

Y como toda tendencia alcista, también tiene sus detractores, al igual que la tiene la cada vez mayor de la lectura de eBooks (frente a sus equivalentes en papel). "Los libros narrados no es lo mismo que leer un libro". Si, claro, evidentemente. Pero ni una cosa ni la otra es mejor o peor, sencillamente son distintas, y pueden convivir.


Aunque en España la industria y el mercado de los audiolibros no ha alcanzado aun el desarrollo que tiene en otros lugares (incluido Latinoamérica, donde las cosas funcionan de otra forma), parece que algo se mueve. Pero entre que el contexto económico no es el mejor que digamos, y entre la "precuación" (dejemoslo ahí) de las editoriales tradicionales y la falta de conocimiento de las posibilidades tecnológicas de las mismas, las pocas aventuras que existen actualmente evolucionan muy poco a poco.


Esperamos que al menos se consoliden y puedan seguir ofreciéndonos sus producciones.

Leed y sed buenos.

[1] Es decir pasar de una web dominada pro el contenido creado por los responsables de los servicios, 1.0, a una web dominada por los contenidos creados por los consumidores de los servicios, vease, youtube, o flickr. La consecuencia a la que nos referiemos no es más que la de la posibilidad de cualquier mortal de crear sus propios contenidos en su casa con una calidad interesante gracias a la tecnología que ya muchos tenemos a nuestra disposición.

lunes, 11 de febrero de 2013

Grammy al mejor Audiolibro

Esta noche, como muchos de vosotros ya sabreis, se han celebrado los Grammy. Y este año, en la categoría de Audiolibros (o mejor dicho, tomando el título en inglés, Best Spoken Word Album, o sea mejor album de "voz hablada") el premiado ha sido Society's Child: My Autobiography, de Janis Ian, narrado por ella misma, editado por Audible (la compañia de Amazon).

Desde luego no es el primer año que existe esta categoría en los Grammy.

A diferencia de los Grammy, los Premios de la Música, su equivalente, digamos, en España, no incluyen esta categoría o algo similar (vease http://www.premiosdelamusica.com). Esto refleja bastante a mi modo de ver el grado de desarrollo de la industria en España respecto a otros entornos.

Esperemos poder ver pronto un granador a la categoría de Voz/Audiolibro en los premios de la música.

Mientras no me resisto a poner esta foto de la presentadora de la categoría de Mejor Álbum Pop Vocal: las chicas The Big Bang Theory y NCIS, mis series favoritas, juntas. Wow!!! ;-)


domingo, 10 de febrero de 2013

Audiolibros autocontenidos

Hace poco tiempo comentábamos en una entrada que si, se podía disfrutar de audiolibros sin necesidad de un smartphone.

Pues en una industria que parece copada por la reporducción de audiolibros en los smartphones nos encontramos esta semana pasada con algo que no es precisamente nuevo: Playaway.


Playaway es un formato que hace los audiolibros accesibles a cualquiera y que sobre todo tiene en su concepción la portabilidad. Es un "todo en uno" que en un dispositivo de pequeño formato (con sólo 57 gramos) contiene tanto el contenido como el reproductor y va equipado con una entrada de jack universal para que pueda ser usado con casi cualquier auricular estándar. Es decir que no es necesario descargar nada, está el contenido precargado en el reproductor de alta fidelidad que incluye hasta 60 horas de audio alimentado por una sencilla pila.
Como funcionalidades incluidas tiene velocidad variable de reproducción (hasta 5 velocidades), marca de lectura automática y mandos bloqueables.

Según el fabricante este formato es perfecto para llevar y tiene ofertas específicas para bibliotecas, escuelas, militares, sanidad y formación. Decir que además del audiolibros "autocontenidos", Playaway también dispone de oferta de videos "autocontenidos".

¿Tiene cabida en el mundo de los audiolibros formatos como este, teniendo en cuenta la penetración que tienen los smartphones? Sin duda alguna, si. Tengamos en cuenta que la población que puede y quiere disfrutar de los audiolibros por un lado no tiene por que tener (o querer tener) un smartphone, pensemos en los niños y ancianos (recupero aquí otra entrada reciente en la que un entusiasta hizo con una RaspBerry Pi un reproductor de audiolibros con un único botón para su abuela política), por otro lado que no siempre se puede tener cobertura móvil (por ejemplo en misiones humanitarias o exploraciones) y finalmente que es un tipo de formato que puede ser muy adecuado para las bibliotecas o escuelas para su préstamo.

En conclusión, este tipo de formatos enriquece el ya de por si boyante mundo de los audiolibros.

sábado, 2 de febrero de 2013

Deezer en España. Nuevo servicio de streming de audio

Esta semana ha sido pródiga en noticias y referencias interesantes para el mundo de los audiolibros.

Pero como hay que elegir (que le vamos a hacer, la vida es así), para esta semana nos quedamos con el anuncio del lanzamiento en España de Deezer, la plataforma de audio en straming que ya lleva desde 2006 ofreciendo este servicio en Europa.

Hace unas cuantas entradas de este blog ya comentábamos que a Spotify le estaba saliendo competencia en el terreno del audio en streaming (vease por ejemplo el caso de Xbox Music) y que la propia Spotify estaba moviendo ficha para posicionarse mejor ante la competencia que se le venía encima y fruto de ello ha sido la cantidad importante de cambios que hemos visto en la aplicación de Spotify o el anuncio (del que no hemos vuelto saber nada por ahora más allá de la beta de noviembre de 2012) de que estaban preparando la aplicación web.

Bueno, pues esta semana, como decíamos se ha anunciado el lanzamiento en España de Deezer, que llega ya a los 20 millones de canciones y una cobertura de 182 paises, y cuya aplicación puede ser accedida a través de un ordenador, un smartphone y algunos equipos de audio.

Según reza en la página web de la aplicación, Deezer cuenta con recomendaciones musicales generales y ordenandas por género, y esto tiene el sentido de servir como via a "reconstruir la vinculación con la música, devolviéndole la emoción" dentro de un mercado donde la gente no sabe qué escuchar entre tanta oferta musical como hay en el mundo. Aparte del acceso via navegador posible en el ordenador, existe la aplicación para iPhone, Blackberry, Windows phone, Android y iPad.

Además Deezer permite con la oferta premium, al igual que lo permite Spotify, la escucha off-line de los contenidos.

¿Y para los autores que ofrece? Pues según Deezer, personalizar su propia página subiendo canciones, creando aplicaciones o pudiendo observar desde dónde y cuando se están escuchando sus temas.


Finalmente comentar que el servicio será gratis el primer año apoyado por publicidad (¿de qué os suena?) y a partir de ahí tendrá un coste de 4,99 € al mes en su tarifa premium para ordenadores, y 9,99 € al mes en la tarifa premium plus que inclurá tambien el acceso desde dispositivos móviles y off-line.

Personalmente creo que igual que la existencia de Spotify y cualquier otra oferta de audio en streaming, es atractiva para la industria de los audiolibros (aunque parece que aun no hay muchos que se distribuyan de esta forma). Deezer puede espolear que esta tendencia lenta se acelere, al tener que competir unas ofertas con las otras. Sin duda esto será bueno para el consumidor y para los audiolibros