lunes, 7 de julio de 2014

Disfrute su Audiolibro de la Biblioteca

En los últimas semanas estamos viendo despuntar la tendencia, cada vez más consolidada, de la puesta a disposición de audiolibros para los usuarios de las bibliotecas. Hace ya un buen tiempo que venimos siguiendo el hecho de que las bibliotecas tengan audiolibros como una de sus ofertas, y lo que vemos es que esto está pasando de ser casi una anécdota a algo que las bibliotecas tiene por necesidad que proveer.

Esta consolidación casi seguro se deba a una razón muy evidente y es que los usuarios lo demandan.

Y en este caso afortunadamente parece que el mundo de los audiolibros en España no está muy a la zaga del resto.

Hace tiempo (nada menos que hace casi dos años) vimos en este mismo blog cómo la la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes pone a disposición de sus socios un servicio de acceso a audiolibros.

Ahora vemos como a esto se suman, ya mismo según las previsiones, las bibliotecas de Navarra. Y no están solas, ya que aunque es una de las primeras Comunidades Antónomas en hacerlo, se basa en un programa nacional dotado por el Ministerio de Cultura. Además desde hace un tiempo la Biblioteca Virtual de la Diputació de Barcelona se ofrece la posibilidad de acceder a audiolibros tanto en catalán como en castellano.
En fin, que es un movimiento que viene de lejos y que poco a poco se asienta y es demandado cada vez más por los usuarios, lo que es una gran alegría porque significa que en España los audiolibros cada vez son menos vistos como algo exclusivamente para "aquellos que no pueden leer" y más apreciados como un elemento de disfrute de la literatura para todos, que además se pueden aprovechar en variopintas ocasiones como con la conducción, al hacer deporte, etc.

Y como esta tendencia se asienta, las empresas que ofrecen programas de gestión para las bibliotecas no quieren perder comba ofreciendo funcionalidades para la gestión unificada de libros, ebooks y audiolibros, herramientas para los usuarios para que el disfrute de unos y otros sea más cómodo y transparente (con aplicaciones que pueden a la vez hacer de libros electrónicos y reproductores de audiolibros), o modelos de pago por uso en los que las bibliotecas pueden ofrecer todo el catálogo del que dispone la distribuidora pero en el que sólo pagan por los audiolibros/ebooks que son pedidos por los usuarios.

Esto y mucho más se ha podido ver que serán las tendencias de los próximos meses en la conferencia anual de la American Library Association que este año ha tenido lugar en Las Vegas.

Así se han podido ver las propuestas de 3m Cloud Library y Baker & Taylor Axis 360 con la evolución de sus aplicaciones para bibliotecas en las que en vez de redirigir a aplicaciones de terceros dependiendo del producto elegido como antes hacían, ofrecen una aplicación "todo en uno" para leer ebooks y reproducir audiolibros. En estas además permiten a las bibliotecas promocionar contenidos específicos en sus pantallas principales en casos como por ejemplo el aniversario de un autor o asociado a la semana de la literatura fantástica o cualquier otra acción que la biblioteca quiera establecer.

En estos dos casos anteriores su catálogo proviene de proveedores especializados como Findaway World (que con su editorial crean sus audiolibros y una serie de productos alrededor de ellos) y se integran con ellos en sus sistemas, en otros casos como Overdrive (recordad que les vimos hace poco en una noticia en relación con Barnes&Noble) gestionan ellos su propio catálogo que proviene de los acuerdos directos que hacen con los editores.

Finalmente es interesante el caso de Hoopla que ofrece a las bibloitecas su aplicación especializada y exclusiva en audiolibros y que está haciendose un hueco en este espacio con la especialización, con sus 13000 títulos de catálogo al que van añadiendo contenidos a un ritmo de 1000 al mes, pero también con el ofrecimiento a las bibliotecas del modelo de pago por uso que comentábamos anteriormente. Para no perder de vista este modelo, ya que actualmente sirve a 100 bibliotecas en EE.UU. a las que no cobra ninguna cuota por puesta en marcha del servicio ni por la puesta a disposición del catálogo, y como decíamos solo cobra a las bibliotecas por los títulos realmente reclamados por los usuarios. Un modelo muy atractico para las bibliotecas especialmente en tiempos en los que los presupuestos no hace más que menguar.
Como conclusión podemos ver que los audiolibros son cada día más demandados por el público que también quiere disponer de ellos en las bilbiotecas y que las bibliotecas y las empresas que les ofrecen servicios están respondiendo a esta demanda de una forma muy adecuada. Por lo tanto podremos cada día más enriquecer nuestra experiencia con los audiolibros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario